¿ Amas al Creador ?

Parece una pregunta sencilla…

Sea cual fuere tu respuesta… apuntala en un papel y sigue leyendo.

Al final de estas líneas volveré a hacerte la misma pregunta, y te garantizo que tu contestación será muy diferente a lo que estás pensando ahora…

Amar a Dios no es lo que nos han enseñado.

Recordemos las palabras de Jesucristo:

MATEO 12

30 El que no está conmigo, está contra mí; y el que conmigo no recoge, desparrama.

¿A quién se refiere Jesús con… “el que no está con El”?

Como dice Él mismo, “a quien está contra El”: a su enemigo.

Es decir:  El que no está con Jesús… es enemigo de Jesús.

Lee 1 JUAN 3:18-19 (clica para leer el pasaje)

Si tú amas con HECHOS… ¿qué hay dentro de ti? La VERDAD.

En otras palabras… ¿Cómo vas a demostrar que la verdad está dentro de ti?

Con tus hechos.

Leer el pasaje de JUAN 14:15 y contesta:  ¿Qué implica amar a Dios? Guardar sus mandamientos; obedecerle.

JUAN 14

21 El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama;

JUAN 14:23

¿Qué es entonces AMAR A DIOS?  Guardar sus mandamientos.

1 JUAN 5

En esto consiste el amor a Dios: en que obedezcamos sus mandamientos. Y éstos no son difíciles de cumplir.

No puedes decir que amas a Dios… si no conoces su Torah.

Si dices que amas a Dios… pero no conoces los mandamientos que debes cumplir, no puedes obedecerle. Por tanto… No puedes amarle.

Trae a tu mente la pregunta inicial… ¿Estás seguro de que amas a Dios?

Como dice el texto… los mandamientos de Dios no son difíciles, no son una carga…

Pongamos un ejemplo…

Las Escrituras dicen que no debemos juzgar (Lucas 6:37), ¿Estás de acuerdo?

No debemos juzgarnos los unos a los otros (Mateo 7:1).

“Juzgar” se define como formar un juicio o una opinión sobre una persona o una cosa.

Es decir… si emites juicio u opinión sobre alguna persona…sobre todo de tus hermanos… ¿estás juzgando? Y por consiguiente ¿estás obedeciendo a Dios?

Cuando hablas mal de una persona… estás poniendole un adjetivo de tal forma que le condenas criticando su vida. En definitiva: la estás dañando.

Y las Escrituras nos enseñan lo contrario.

Debemos de tener muchísimo cuidado los juicios que emitimos sobre otras personas… porque nos separan del amor de Dios.

No podemos juzgar a ningún hermano nuestro. No podemos criticarnos entre nosotros, ni criticar ninguna de las acciones de nuestros hermanos.

La persona que CONOCE A DIOS… NO JUZGA.

Pongamos el ejemplo de una pareja en la que ambos AMAN a DIOS…

¿Qué debe hacer esta pareja si uno de ellos no está de acuerdo con el otro? Basarse en las Escrituras, y entablar una conversación siendo la propia Torah la base de su diálogo, y no opiniones basadas en los propios sentimientos que nos llevan a la discordia y a las separaciones…

Si ambos están leyendo y estudiando los mandamientos del Creador… no pueden pensar mal uno del otro ni juzgarle. No hay crítica ni juicio entre hermanos, porque eso supone una desobediencia a los mandamientos de Dios.


A nadie nos gusta que nos corrijan…. porque daña nuestro orgullo…

Trae unos segundos a tu mente a Nabucodonosor; el gobernante más conocido de la dinastía babilónica, del cual el profeta Daniel dijo lo siguiente: DANIEL 5:20

No hay sitio para Dios y para el orgulloso en el mismo corazón.

PROVERBIOS 21:4

Recuerda que nuestro propio orgullo es una obstrucción a recibir bendición…

Si tienes un ataque de orgullo…date una vuelta por el cementerio y veras en qué queda tu orgullo el día de la muerte. No queda nada. Las tumbas están llenas de personas orgullosas.

Cuanto más rápido de des cuenta de esto en tu vida…más rápido te librarás del orgullo.

A medida que vas descubriendo la magnitud de las obras del Creador y vas entendiendo que tú no haces nada, sino que es Dios quien lo hace todo, y que tú eres únicamente un canal…  el orgullo abandonará tu vida.

El orgullo por definición es el exceso de valoración propia hacia uno mismo y hacia los propios méritos por los cuales la persona se cree superior a los demás.

Dime… Si somos orgullosos… ¿Le hacemos sitio a Dios? ¿La verdad mora en nosotros? NO.

Y si no obedecemos a la Torah… estamos EN CONTRA DE DIOS. Por tanto somos ENEMIGOS DE DIOS.

Todo esto se esconde detrás del orgullo, así que despojemonos lo más pronto de él para que no seamos hijos del diablo (Juan 8:44).


Leamos Santiago 2:14-18.

¿Quién produce en ti la FE?

EFESIOS 2:8-9

Si tú dices que tienes FE… ¿puedes decir: “tengo fe”? NO. Porque la FE es de DIOS, ya que te la ha regalado EL.

¿En qué consiste la FE? En HECHOS.

¿De qué sirve decir que tienes FE pero no tienes OBRAS?

FILIPENSES 2:13

¿Acaso nuestro corazón es el que nos mueve a ser generosos, amar al prójimo, etc…? NO.

HEBREOS 11:1

Si Dios no está en ti, si no conoces las Escrituras… tú no puedes decir que tienes FE, ya que te la da EL.

Tener FE y CAMINAR con DIOS no es sólamente creer… es CONOCER LAS ESCRITURAS y ese conocimiento es el que te lleva a AMAR A DIOS y a PONER POR OBRA la FE que el propio CREADOR pone en ti.

Ahora dime…  ¿Amas al CREADOR?

Anuncios

Un comentario en “¿ Amas al Creador ?”

  1. Muy buen post, nos hace pensar si de verdad estamos Amando al creador y si cumplimos sus mandamientos. Sólo que me falta conocer más de sus mandamientos para poder ponerlos en práctica todos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s